Es normal sentirse ansioso durante los momentos de transición, cambio o incertidumbre. Cuando la vida se siente impredecible, es crucial centrarse en nuestra salud mental, las conexiones con la familia y los amigos y el cuidado personal. Aquí hay algunas herramientas que puedes usar para ayudar a controlar el estrés y la ansiedad.

DETENER
Abordar nuestras necesidades básicas puede ayudar a aliviar la ansiedad y el estrés, especialmente si no nos hemos comunicado con nosotros por un tiempo.

1: ¿Tienes hambre? Si la respuesta es sí, tómate un momento para comer una merienda o comida saludable. Esto ayudará a aliviar cualquier sensación de «hambre» y le dará a tu cuerpo un impulso de energía.

2: ¿Estás enojado? Si la respuesta es sí, es importante identificar por qué y cómo abordarlo. Tómate un momento para pensar en tus emociones. Puede ser útil escribir un diario sobre tus pensamientos para descubrir lo que realmente te está molestando. Una vez que hayas identificado la raíz de tu enojo, concédete el espacio y el tiempo para calmarte y encontrar formas de abordarlo de manera saludable.

3: ¿Estás solo? Esto no significa necesariamente que estés solo, pero ¿te sientes distante, aislado, retraído o desconectado? Esta podría ser una pista de que es hora de comunicarse y conversar sobre lo que está pasando con alguien en quien confías. Si estás separado de tus amigos o familiares, compartir lo que te estresa y lo que has estado tratando puede ayudarte a sentirte mejor y volver a conectarte.

4: ¿Estas cansado? No solo físicamente, ¿estás mentalmente exhausto? Si es así, puede ser hora de tomar un descanso, hacer una meditación rápida, estirarse, acostarse o simplemente cerrar los ojos durante unos minutos.

IDENTIFICA LAS ÁREAS QUE PUEDES CONTROLAR
A medida que cambian las circunstancias, puedes comenzar a sentir una pérdida de control sobre diferentes áreas de tu vida. Sin embargo, es importante identificar las cosas sobre las que puedes mantener el control para tener un mayor sentido de estructura y previsibilidad. Por ejemplo, las clases en línea a veces pueden darte un mayor control sobre tu horario. Crea una rutina y un horario que funcione mejor para vos en este momento y ajústalos según sea necesario para sentirte más a cargo de tu día.Identificar áreas pequeñas que puedes controlar también puede ser útil. Por ejemplo, tienes contadas las veces que te lavas las manos durante el día y durante cuánto tiempo (pista: 20 segundos) o con qué frecuencia te comunicas con tus amigos y familiares. Ser intencional e identificar áreas de tu vida sobre las que aún tienes control puede ayudar a equilibrar los sentimientos de incertidumbre o imprevisibilidad.

ESTABLECER LÍMITES
Las situaciones pueden cambiar rápidamente y puedes sentir la necesidad de mantenerte conectado a las noticias, actualizaciones y otros mensajes más de lo normal. Sin embargo, es importante establecer límites para apoyar y proteger tu salud mental. Una forma de establecer límites es reducir la cantidad de veces que revisas tu teléfono o correo electrónico para obtener actualizaciones.Por ejemplo, si te sientes bombardeado por los titulares y las principales noticias, puede ser útil desactivar las notificaciones de actualizaciones de noticias. En su lugar, programa 30 minutos durante el día para revisar las noticias. Establece un temporizador para mantenerte responsable. Una vez que suena el temporizador, regresa a otras actividades que necesitas realizar o cosas que disfrutas, como leer un libro, tomar una taza de café o conversar por video con amigos.Esta técnica también puede ayudarte si te sientes abrumado por las notificaciones y actualizaciones del instituto o el trabajo. Bloquea horarios específicos en tu horario diario para clases, tareas y proyectos.

MANTENETE CONECTADO CON TU RED SOCIAL
El aislamiento social puede afectar negativamente tu salud mental. Si bien el distanciamiento social es crítico, también es importante mantenerse conectado con las personas que te importan. Aquí hay algunas maneras en que puedes mantenerte conectado en línea:Video chat o hablar por teléfono. Ver a las personas y escuchar sus voces puede ser más impactante que enviarse mensajes en redes sociales o por mensajes de texto. Programa fechas de video con tus amigos, familiares y otros seres queridos. Si prefieres enviar mensajes de texto, intenta usar funciones como mensajes de voz. Organiza una fiesta virtual de relojes. ¿Tú y tus amigos comparten un programa favorito?. Programa una hora para ver el programa como un grupo virtual y comparte tus reacciones en video o en un chat grupal. Si no tienes las mismas suscripciones a los servicios de transmisión, también puedes usar aplicaciones como Kast para compartir películas o programas de TV y chatear en línea. Jueguen juntos. Ya sea que tengas una consola de juegos o una aplicación en tu teléfono, jugar juegos en línea es una excelente manera de mantenerte conectado con amigos. ¡Prueba aplicaciones gratuitas como Scrabble o Psych! Para empezar. Comienza un club de lectura. El distanciamiento social es una gran excusa para leer más. Reúne a tus amigos para un club de libros electrónicos. También puedes descargar libros electrónicos a tu tableta, teléfono o computadora desde otras bibliotecas públicas utilizando aplicaciones como Libby. Una vez que hayas elegido un libro, establece un horario para reunirte virtualmente o conversar para discutir el libro. Si necesitas inspiración, consulta la lista de los más vendidos en el sitio web de tu librería preferida.

Share This