Estudiantes

  • 207 alumnos
  • 29% mujeres
  • 71% varones
  • 68% Marplatenses
  • 32% No residentes de MdP

Los alumnos comparten sus experiencias...

  • Fue un 6 de abril de 2009.

    “Buenas tardes, bienvenidos a DeporTEA”, saludó Juan Carlos Morales, Director del Instituto, para recibir a los nuevos aspirantes de periodismo. Y siguió: “Comenzó el partido, la pelota empezó a rodar”. No me lo olvido más, por dos razones. La primera por el contexto y la alegría de comenzar una nueva etapa. Y la segunda porque estaba cumpliendo el sueño de mi vida.

    El partido fue raro. No duró 90 minutos ni se disputó en una cancha. Fueron tres años de “jugar” a ser periodista en el archivo, en el estudio de radio y televisión, en las salas de redacción y hasta en el patio exterior. El asunto era que afuera solía, también, armarse algún debate caluroso sobre el tema del día.

    En DeporTEA aprendí que el periodismo es uno solo. Descubrí el emocionante universo de la información, su interpretación, la transmisión y el comentario subjetivo. Siempre subjetivo. No sé si el partido lo jugué bien o mal. Tampoco si fue goleada. Lo único que entiendo es que decidí ser protagonista, y así, logré el objetivo. El resultado final fue positivo.

    Muchas gracias DeporTEA. Me ayudaron a ganar el partido. Ahora tengo que salir a la cancha en soledad. Estoy jugando un campeonato. El más difícil. El campeonato de intentar vivir de lo que elegí. Tal vez, sea en tiempo suplementario o por penales, pero con las convicciones firmes, voy a triunfar.

    Diego Tomatti Galeano (2011)
  • Mi llegada a DeporTEA fue un poco casual, debido a que iba a irme a estudiar a Buenos Aires, pero decidí venir a Mar del Plata porque queda más cerca de mi ciudad.

    Me fijé en una guía de facultades e institutos terciarios y vine a informarme personalmente. Me agradó el trato, las materias, el lugar y opté por anotarme. Sin dudas, el periodismo me gustaba pero con el correr de los días me di cuenta que era lo que quería ser.

    Lo mejor de todo son el grupo que se arman entre compañeros, en seguida uno se siente cómodo.

    Este año comprendí que además de los deportes se incrementó mi interés por el periodismo general, y sobre todo, por el periodismo gráfico.
    Marianela Salvatierra (2005)
  • Año a año pasaba por la puerta de DeporTEA y entraba para preguntar las condiciones de la inscripción pero nunca daba el paso definitivo. Finalmente, aprovechando mi gusto por el deporte y que siempre me llevé bien con la lectura, la escritura y la oratoria; tomé la decisión de dejar todo y emprender algo nuevo. Comencé a recordar, con el paso de los días, que cuando tenía 6 o 7 años me encantaba escribir en la máquina verde de mi tío y me pregunté cómo no me di cuenta de estudiar esto antes.

    Pero, mi gusto por el periodismo comenzó en realidad, con las vivencias diarias en el Instituto. Aquí estoy muy cómoda. El trato con el staff es agradable, con los profesores se entabla una buena relación porque brindan un constante apoyo a los alumnos mientras transmiten sus conocimientos y experiencias. Todo está al alcance de la mano: máquinas de escribir, computadoras y el archivo que esta colmado de información, entre otras cosas. El ambiente es muy ameno en cada rincón del establecimiento. Hice buenos compañeros y algunos se van convirtiendo también en amigos. Además, la obtención de resultados positivos en cada materia hace que me entusiasme cada día más.

    Así es como el periodismo, que en principio iba a ser para mí sólo un hobbie, es ahora mi vocación. Una vocación que estaba dormida y que despertó a tiempo para convertirse en lo que quiero ser.
    Paula Valeria Martínez Rondinara (2006)
  • En mi decisión de estar hoy en DeporTEA influyeron tres aspectos diversos y al mismo tiempo esenciales:

    uno fue mi convicción de que periodismo era realmente lo que quería con todo lo que esto implica, un gran amor por la lectura, escritura y sobre todo por la necesidad de comprender lo que sucede en el día a día;

    el otro saber que las personas encargadas de transmitirme las técnicas de este oficio son reconocidos profesionales y por último los servicios que esta institución otorga para el trabajo cotidiano: máquinas de escribir suficientes para todos los alumnos, estudio de televisión y radio, Internet y un archivo que cuenta con ejemplares de los diarios más importantes de los últimos años.

    El incentivo transmitido por los docentes y los alumnos más grandes es lo que diariamente me da las ganas de seguir adelante y me demuestra que es lo que realmente quiero.

    Una vocación que estaba dormida y que despertó a tiempo para convertirse en lo que quiero ser.
    María Florencia Perissé (2006)
  • Ser periodista o, en mi caso particular, un proyecto de ello, implica tomar conciencia de que cada hecho, suceso, acontecer diario, por poco significante que resulte, envuelve tras de sí un fragmento de la historia, de nuestra historia. Escribir, hablar, debatir y argumentar quizás sean, en líneas generales, condiciones necesarias para dar a conocer aquellas consideraciones del quehacer humano, pero no cualquiera es capaz de lograr un buen producto sin herramientas. Y justamente en este punto radica el porque de mi elección, la causa de mi preferencia por DeporTEA.

    El taller- escuela- agencia, como se presenta, abunda en consideraciones prácticas, en los métodos más indicados para hacernos entender.
    Andrea Pérez (2005)
  • Descubrir la propia vocación es siempre una tarea difícil. Está arraigada en lo más profundo de todos nosotros, como seres humanos, nos caracteriza y nos define. Pero no es nada fácil comprenderla, saber descifrarla.

    Claro que esto no es una premisa cien por ciento exacta. Algunos privilegiados mortales conocen cuál es su vocación apenas nomás se paran frente al espejo y se sacan el chupete para entonar unas estrofas. Otros, menos afortunados, mantienen firmes sus canas en los claustros de la facultad de psicología después de haber dedicado una vida a la ingeniería electrónica. Y hay quienes, lamentablemente, quizás nunca lleguen a encontrarla.

    Mi caso, pese a que no puede ser encasillado con ninguno de los anteriores, me llena de satisfacción. Luego de varios años de escuela secundaria en los que la infantil pregunta de “qué-querés-ser-cuando-seas-grande” rondaba mi cabeza, las ideas se apretujaban entre mis neuronas: abogacía, ciencias políticas, profesorado de historia, sociología, sin dejar de lado propuestas más estrafalarias como una maestría en feng shui y o por qué no una licenciatura en botánica. Así fue que terminé el colegio, con una idea fija: mi elección por una profesión que reunía todo el conocimiento general que yo buscaba: el periodismo.

    Desde el primer momento que puse un pie en DeporTEA, tuve una certeza que me acompaña hasta hoy: no me equivoqué, el periodismo es mi vocación. Es la exacta combinación de lo que me gusta hacer con lo que sé que tengo talento para realizar. Periodista, eso es lo que quiero ser cuando sea grande.
    Graciana Meyer (2003)
  • Desde chico siempre quise ser periodista deportivo, vivía en Mendoza y gracias al asesoramiento de mi tío, Luis Carlos Secuelo, me decidí por DeporTEA.

    Desde marzo, estoy radicado en esta ciudad y realmente estoy muy conforme con la instrucción recibida en estos meses. El balance es muy positivo porque he aprendido una diversidad de temas que antes no los sabía. La materia Deporte, cultura y sociedad me atrae porque los invitados que concurren enriquecen la clase.

    Este último semestre me enseñó a conocer más a mis compañeros, a consustanciarme con sus intereses y motivaciones, a saber con quien debo trabajar; el hecho de consolidarme con un grupo activo para la tarea, me ayudó a un correcto desempeño en los trabajos prácticos que los diferentes profesores nos solicitaban.

    DeporTEA brinda a sus estudiantes las herramientas que al finalizar la carrera, serán utilizadas por un periodista.
    Cristian Maurandi (2006)
  • Una decisión que trasciende lo estrictamente académico.

    Cada etapa de la vida presenta situaciones en las cuales no puede temblar el pulso a la hora de decidir, de elegir por qué camino transitar. Nunca aparece fácil, no es sencillo. Si hasta el ser, aparentemente más convencido, duda y teme cada vez que se plantea si pudo haberse equivocado. Sucede..., es parte de la esencia humana.

    Y la elección de una carrera terciaria es uno de esos momentos claves en el cual la convicción debe tomar preponderancia. Algo que en alguna oportunidad aparecía como una jugada a realizar muy lejana pero que, con el ritmo vertiginoso que la cotidianeidad le impone al partido del que a todos les toca participar, provoca que haya que detener el balón bajo la suela, levantar la cabeza, e imponer la pausa necesaria de las cosas bien hechas. Concientes y pensadas.

    Cuando llega ese instante, y si la pasión por el periodismo pide un pase corto y bien jugado; seguramente Deportea será el ámbito donde no sólo lo estrictamente académico puede encontrar un hábitat ideal sino que, además, la parte humana tomará protagonismo para completar la fórmula necesaria e indiscutible. Esa combinación tan difícil de encontrar, pero sumamente nutritiva para el esfuerzo que conlleva encarar tres años de una carrera con exigencias y responsabilidades. Donde el compromiso y las ganas de indagar en una profesión distinta a todas forjarán una persona con la seguridad de ser un nexo entre la realidad y la gente, entre la noticia y el sentir popular. Con todo lo que ello significa para cualquier sociedad.

    Porque el periodismo entrega señales desde el primer día de clases. Muestra sus aristas en las cuales las inquietudes y las ganas por conocer su significativa intimidad se reflejan sin dar tregua.

    Escenas que, con la cordialidad que se respira en cada uno de los tres pisos de esta constante cuna de futuros periodistas, hacen que el tiempo transcurra quizá, demasiado rápido.

    Pero siempre sucede así...Ya que las cosas que se disfrutan parecen ir a otro ritmo, con otra vehemencia. Aunque también cuentan, indefectiblemente, con la gustosa adrenalina que nace en cada tramo de un camino bien elegido. Una ruta matizada por las coloridas sensaciones que surgen del paso firme que dan la convicción y la pasión, bajo el aval del corazón.
    Marcelo Castro Maquieira (2005)
  • Desde muy chico tuve en claro que quería ser periodista, la vocación surgió desde muy temprano. Con este punto resuelto de antemano y con mucho tiempo de anticipación, decidí hacer la carrera en DeporTEA Mar del Plata por varios aspectos.

    El principal, tal vez, porque conocidos que cursaban allí me hablaron muy bien del Instituto y me lo recomendaron. Y en segundo lugar por la calidad de periodistas que integran el staff. Siempre me gustó, desde muy chico, seguir de cerca los acontecimientos periodísticos de la ciudad e indefectiblemente uno se fue familiarizando con nombres de profesionales que incluso los supo tomar como referentes. Ni hablar entonces de la satisfacción que me produjo con el tiempo poder trabajar al lado de ellos en prestigiosos medios y proyectos. Casi todos periodistas que uno escuchaba o leía con apenas 13 o 14 años...

    Los tres años de la carrera los disfruté mucho, no sólo desde el aspecto profesional sino desde el humanístico. DeporTEA me abrió muchas puertas en cuanto a lo laboral.

    Hace cuatro años que trabajo en LU9 Radio Mar del Plata (AM 670). Actualmente estoy como encargado de la sección deportes durante toda la programación de la tarde y a cargo de la tira deportiva de la radio, además de comentar los partidos de Aldosivi que transmite la emisora. Y también desarrollo tareas en DeporTEA en cuanto a la redacción de notas para la revista mensual y la página del instituto.
    Patricio Mano (2002 – 2004)
  • Mi conexión con el periodismo comenzó hace ya varios años. Desde chica me interesó el hecho de estar ahí, donde sucede las cosas, hablar con los protagonistas. A medida que fue creciendo noté que tenía cierta ductilidad para escribir o realizar tareas de investigación.

    Cuando cumplí los 16 años, ya estaba totalmente decidida a que quería ser periodista deportiva. Primero estudié otras opciones pero desde que me conecté con el Instituto DeporTEA a través de una exposición educativa, nada me haría cambiar de parecer.

    Toda mi vida estuve ligada a los deportes, porque a mi familia le gusta mucho y gracias a que mi hermano juega al básquet descubrí una increíble disciplina a la que me apasiona dedicarle mi tiempo.

    Cuando comencé a estudiar no sabía muy bien en que especializarme pero gracias a las enseñanzas de algunos de los profesores y de una experiencia en la radio con un programa propio me dí cuenta lo maravilloso que es este medio.

    Como en todas las cosas de la vida, durante mi estadía en DeporTEA aprendí muchas cosas y de algunas personas me llevo grandes recuerdos y con otras hemos tenidos nuestros roces que supimos solucionar.

    Lo que espero al recibirme es poder desenvolverme en esta profesión que desde el inicio me mostró tantas cosas interesantes y que no estoy dispuesta a dejar pasar. Descubrí que el periodismo no es sólo estar en contacto con los famosos sino que es una forma de vivir.
    Maricel López (2003)
  • Soy periodista por todos los que trataron de encaminarme, y es ahí donde juega DeporTEA, por todos los No Publicables de los profesores, por todos los demos que me rebotaron, por la tortura de cubrir un partido de fútbol local un fin de semana, porque soy capaz de dar la vida por eso. Le doy gracias a DeporTEA por los tres años que me dedicaron, las notas, el estímulo, los picados de fútbol, el archivo, el respeto, las ganas, los cafés con Amalfitano y el compromiso.

    Actualmente conduce el programa: Maldita radio. Rock and pop beach (FM 98.9)
    Martín Echevarría (1995 – 1997)
  • El deseo de comenzar Periodismo Deportivo, surgió en mí a partir del deseo de escribir y las ganas de expresar mis ideas sobre cuestiones deportivas, en especial futbolísticas.

    DeporTEA fue elegida por mí porque estaba integrada por profesionales de renombre en la ciudad. Por suerte, la elección fue la correcta. En el instituto existe un gran compañerismo y lo que respecta a lo profesional, gracias al nivel de enseñanza tuve la suerte de comenzar a ser colaborador del diario El Atlántico desde principios de tercer y último año.

    El panorama es alentador para los que recién se inician en esta profesión. Hay enseñanza, respaldo y por sobre todas las cosas que los alumnos son tenidos en cuenta para una posible incorporación en cualquier medio de la ciudad.
    German Ronchi D´Orio (2004)