Trabajos prácticos de alumnos de DeporTEA

La otra cara de la raqueta

Trabajo final 3º año Periodismo deportivo
Por Giselle Martínez
 

Ellos no protestan porque la cancha no está techada cuando el tiempo no acompaña, ni luchan por jugar en la Central. Al contrario, una pelota del partido de la cancha contigua o un perro curioso pueden interrumpir un punto espectacular, pero no tienen tiempo para fastidiarse. Los Futures se tratan de otra cosa: de conseguir el primer punto ATP, de ganarse  “esos pesos” que faltan para participar de alguna gira de Challengers o de llegar a un utópico torneo grande.
La clasificación es uno de los mejores momentos del Club, donde se juntan todos los sueños, todas las promesas, decenas de chicos que fantasean  con llegar a ser como Roger Federer, Rafael Nadal, o con tan sólo pisar las canchas del US Open. Hay varios personajes, entre los que se destacan las frases célebres de Gastón Gaudio, la garra de Nadal o la “simpatía” de Lleyton Hewitt.
Algunos de ellos logran pasar la barrera de la qualy y luchar por su ansiado primer punto del ranking ATP, como le sucedió en el Future de Mar del Plata a Lautaro Pane  que actualmente entrena en Tandil, “fabrica” de tenistas argentinos.  Lautaro, una promesa del tenis nacional de sólo 15 años, derrotó al italiano Giorgio Portaluri  por 6-4 y 6-2 en la primera ronda del torneo. A los pocos días pudo mostrarles a sus familiares y amigos que formaba parte de ese listado de elite que para muchos es imposible alcanzar. El número 1725 del ranking, le pertenecía.
“Estoy muy contento con mi primer punto.  Pero, creo que hay que seguir creciendo y entrenando”, dijo Lautaro unos días después. Pero sus objetivos son inmensos, ya que recién da sus primeros pasos en el profesionalismo: “Mis expectativas para el año que viene son jugar la gira COSAT, clasificar entre los 4 mejores y entrar a la gira europea. Voy a seguir jugando Futures para ganar algunos puntos más”. Además, confesó que su referente en el deporte es Juan Martín Del Potro, con quién lo comparan una y otra vez, pero Lautaro quiere hacer su propio camino…
Realidades muy dispares son las que se cruzan en los Futures, por un lado una promesa del tenis como Pane, y por el otro, alguien que busca estabilizante en los Challengers y las clasificaciones de los torneos ATP, como es el caso de Pablo Galdón.  Este año pudo participar por primera vez de la clasificación de un Grand Slam: “Mi experiencia en la qualy de Estados Unidos fue sensacional, fue el primer Grand Slam que jugué y estoy muy contento de haber estado en ese mundo gigante. También, agregó que el objetivo en cuanto a ranking para este año es terminar entre los 200 mejores tenistas del ranking ATP: “Tengo que sumar un poco más y empezar a defender los puntos que se vienen”. Incluso, con su gran carisma que lo llevó a pedir sponsors por una de las redes sociales más utilizadas, Twitter, expresó que no tiene referentes en el deporte.
Llegar a la segunda ronda de un Future, que reparte 10.000 dólares en premios, corresponde a un punto en el ranking ATP, los cuartos de final, dos puntos, las semis, 5, y  el campeón obtiene 18. Algo minúsculo, en comparación de las 250 unidades que se lleva el campeón del ATP de Buenos Aires, por ejemplo. Ni hablar de un Grand Slam, donde quien levanta la corona se hace acreedor de 2.000 puntos.
Cuarenta dólares en la cifra para ingresar a la clasificación torneo, más 55 dólares del IPIN (el número de registro de un tenista) que otorga la Federación Internacional de Tenis.

Distintos mundos colapsan durante una semana en un escenario donde los protagonistas no son los de siempre, pero las emociones y los sueños son los mismos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño por Bianco Web