Trabajos prácticos de alumnos de DeporTEA

CON EL ESPÍRITU DEL 98’

Pasados casi 16 años del Mundial de Francia 1998, los croatas aún recuerdan aquella selección comandada por su ‘estrella’, Davor Suker (goleador de aquel torneo con 6 tantos), que entró en la historia del fútbol al quedar en la 3era posición de su primer mundial disputado, cuando el país tenía apenas siete años de edad (Luego de la división de Yugoslavia) y estaba sumido en un caos político.

Luego de esa ‘hazaña’, el seleccionado croata no tuvo buenos desempeños mundialistas, en sus dos participaciones posteriores (Corea/Japón 2002 y Alemania 2006) pasó sin pena ni gloria, quedando fuera en primera fase en ambas competencias, y tras ausentarse en Sudáfrica 2010, disputará su cuarta cita mundialista con una nueva generación de futbolistas que ilusiona.

Cuando mediaba la fase de clasificación camino al Mundial Brasil 2014, Croacia entró en un “encrucijada”. Tras sumar cinco victorias y un empate en las seis primeras jornadas, tuvo una crisis de juego y resultados que casi los deja sin boleto para Brasil. Con un solo punto en los últimos cuatro partidos, los croatas se vieron abocados al repechaje como ‘consuelo’ tras ser superado en la tabla por Bélgica. Un día después de terminar dicha fase de grupos, Igor  Stimac (el director técnico en ese momento) renunció a su cargo.

Para enderezar el rumbo y conseguir el pasaporte mundialista, Davor Suker (actualmente presidente de la federación croata de fútbol) recurrió a ese ‘espíritu’ del 98’. Encomendó la tarea de superar a Islandia en el repechaje (0-0 en Reykjavic y 2-0 en Zagreb) a su compañero de generación Niko Kovac, que en ese instante entrenaba al sub-21. El cambio surtió efecto. El máximo goleador de la historia de la selección reclutó al sexto jugador con más partidos internacionales de Croacia. Un alemán de padres croatas que hizo carrera como centrocampista en la Bundesliga y la liga austriaca, y que a los 42 años afrontaba su primera experiencia como entrenador al máximo nivel tras su retiro como jugador en 2009. Kovac disputó dos Mundiales (2002 y 2006) y dos Eurocopas (2004 y 2008), pero una lesión lo dejo fuera de la epopeya de Francia 98’. Ahora en Brasil, tendrá la oportunidad de volver a reivindicar a un equipo en una clara dinámica ascendente.

Tras no alcanzar la clasificación para el Mundial de Sudáfrica en 2010, Croacia demostró en la posterior Eurocopa de Polonia y Ucrania de hace dos años, que cuenta con ‘herramientas’ para intentar otra hazaña. En aquella ocasión, compartiendo grupo con España e Italia (los dos finalistas del torneo), pelearon su clasificación para la segunda fase hasta el último instante y cayeron derrotados por “La Roja” con un gol de Jesús Navas a los 88 minutos. La base de aquel equipo con Pletikosa, Srna, Corluka, Pranjic, Modric, Rakitic y Mandzukic, tendrá en Brasil otra ocasión para lucirse.

Pieza clave en el Real Madrid campeón de Europa de Carlo Ancelotti, Luka Modric será el ‘cerebro’ de la apuesta croata, que cuenta con la mezcla de juventud y experiencia con un buen puñado de jugadores curtidos en las grandes ligas de Europa. Mandzukic, que fue expulsado en la vuelta de la repesca, se perderá el primer partido del Mundial al que no podrá acudir el central Simunic, sancionado por la FIFA con 10 partidos de suspensión luego de realizar gritos fascistas durante la celebración de la clasificación a Brasil. Los de Kovac, con la generación del 98’ como ejemplo, buscarán ser la revelación no solo del Grupo A con Brasil de favorito, sino también de toda la competición.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño por Bianco Web