Trabajos prácticos de alumnos de DeporTEA
Viendo actualmente:Historia de los Mundiales

País anfitrión

Brasil La Confederação Brasileira de Futebol (CBF), fundada en 1914 y afiliada a la FIFA desde 1923, ostenta un palmarés impresionante: 5 Copas Mundiales de la FIFA, 8 títulos de la Copa América, 4 Copas Mundiales Sub-20 de la FIFA, 3 Copas Mundiales Sub-17 de la FIFA, 2 Copas FIFA Confederaciones, 4 Copas Mundiales de Futsal de la FIFA, 3 Copas Mundiales de Beach Soccer de la FIFA y decenas de trofeos continentales. Pocas asociaciones nacionales han dejado una huella que se le parezca en el fútbol internacional. En realidad, la única nota amarga para el país del que salió Pelé se produjo en la final de “su” Copa Mundial de la FIFA 1950. La Seleção, observada por los 174.000 atónitos hinchas que abarrotaron el mítico estadio de Maracaná, dejó que la cuarta edición de la Copa Jules Rimet se le escapara de las manos con una derrota por 2-1 ante Uruguay. El fútbol ocupa un lugar de honor en Brasil y, aunque los brasileños también son unos apasionados del voleibol, el baloncesto, el tenis, la fórmula 1 y otros deportes de motor, sólo al legendario Ayrton Senna se le venera exactamente de la misma forma que a los más célebres exponentes del deporte rey en el país. Entre ellos se lleva la palma O Rei Pelé, cuyo nombre es casi sinónimo de deporte brasileño en sí mismo, pero hay toda una serie de talentos excepcionales que han vestido la camiseta auriverde con distinción a través de los años: Leônidas, Garrincha, Didi, Vavá, Zagallo, Tostão, Zico, Jairzinho, Carlos Alberto, Sócrates, Bebeto, Romario, Cafú, Ronaldo, Roberto Carlos… La lista de jugadores que han grabado sus nombres en la memoria colectiva es realmente impresionante. El fútbol brasileño sigue produciendo nuevos talentos fuera de serie y, actualmente, son las superestrellas Ronaldinho (Ronaldo de Assis Moreira) y Kaká (Ricardo Izecson Santos Leite) quienes fascinan a los amantes del fútbol por todo el mundo. Historia Suele decirse que el primer navegante europeo que puso sus pies en el país fue el español Vicente Yáñez Pinzón, quien, al parecer, desembarcó cerca del emplazamiento de la actual Recife el 26 de enero de 1500. Oficialmente, no obstante, se considera al portugués Pedro Álvares Cabral como el descubridor de Brasil. Su flota, que zarpó rumbo a las Indias, arribó al litoral sur del actual estado de Bahía el 22 de abril de 1500. Desde 1530, la Corona Portuguesa puso en práctica una política colonial que duró siglos, y que acabó cuando Don Pedro I declaró la independencia...

Brasil 2014

Desde el instante en el que se da inicio a una Copa Mundial de la FIFA hasta sus espectaculares momentos finales, cada una posee su propia identidad, una imagen única que se proyecta por todo el mundo. Esta noche se ha presentado en el Centro de Convenciones Sandton de Johannesburgo el emblema oficial de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. Entre los presentes se encontraban el Presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, el Presidente de la Comisión Organizadora y miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA Ricardo Teixeira y el Presidente de la FIFA Joseph S. Blatter, así como los ex jugadores de la Seleçao Cafu, Carlos Alberto Torres y Romario, y el técnico que conquistó la Copa Mundial de la FIFA 1994, Carlos Alberto Parreira. Antes de descubrir el emblema ante los 500 invitados, entre los que se contaban representantes de los medios de comunicación de todo el mundo, se ofreció un pequeño aperitivo de lo que se espera en esta Copa Mundial, la segunda en Brasil tras la disputada en 1950. Grupos de música del país como Barbatuques o Bossa Cuca Nova o la cantante Vanessa da Mata, con varios grammys en su haber, amenizaron la velada durante los sesenta minutos de este espectáculo presentado por el famoso dúo brasileño formado por Fernanda Lima y Rodrigo Hilbert. La FIFA y el COL brasileño invitaron a 25 agencias con sede en Brasil a enviar bocetos para el Emblema Oficial del torneo de 2014. La tarea de elegir el logotipo ganador fue asignada a un jurado compuesto por siete personalidades: el célebre arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, el diseñador Hans Donner, la modelo Gisele Bundchen, el escritor Paulo Coelho y la cantante Ivete Sangalo, a quienes se les sumaron Ricardo Teixeira y el Secretario General de la FIFA Jérôme Valcke. El diseño ganador llevaba por título “Inspiración” y es obra de la agencia brasileña Africa. Nace de una simbólica fotografía con tres manos que alzan de manera victoriosa el trofeo más famoso del mundo. Las manos entrelazadas simbolizan el aspecto más humano y, gracias a los amarillos y verdes, transmite además la manera tan calurosa en la que Brasil dará la bienvenida al mundo entero. La próxima etapa a destacar en este periplo hasta la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 será el sorteo preliminar que tendrá lugar en Brasil en el mes de julio de 2011. (FIFA.com) Jueves 8 de julio de...

Alemania 2006

El trofeo de la Copa Mundial de la FIFA terminó en manos italianas en 2006 gracias, sobre todo, a una excelente labor de equipo. El recuerdo más prominente de la final disputada en el Estadio Olímpico de Berlín puede ser el chispazo de Zinedine Zidane, que le llevó a tumbar de un cabezazo en el pecho a Marco Materazzi pero, con todo, lo más admirable fue el esfuerzo que desplegaron los Azzurri para conquistar su cuarta corona mundial. Magistralmente organizados por el seleccionador Marcello Lippi, que venía de triunfar con el Juventus, y a lo que parece espoleados por el escándalo en curso de los partidos amañados en su país, los italianos reforzaron su arte con una patente camaradería. Veintiuno de los veintitrés convocados llegaron a saltar al terreno de juego, y diez de ellos encontraron el camino de la red en este certamen. Italia se defendió mejor que nadie en la Copa Mundial de la FIFA, con una retaguardia construida en torno al guardameta Gianluigi Buffon y al capitán Fabio Cannavaro que sólo concedió dos goles: uno en propia puerta y otro a raíz de una pena máxima. Llamó la atención la aleación de seda y acero que fraguaron en la medular Andrea Pirlo y Gennaro Gattuso, así como las bravas acometidas por las bandas de los laterales Gianluca Zambrotta y Fabio Grosso. Fue precisamente un gol de Grosso el que decantó la soberbia semifinal contra Alemania del lado italiano, y fue su lanzamiento en la tanda de penales de la final tras el 1-1 con el que acabó el partido el que selló la victoria definitiva. Curiosamente, se trataba del primer triunfo de los Azzurri en los penales decisivos, inmejorable remedio para enterrar de una vez por todas los fantasmas de sus tres anteriores fracasos en esa ruleta rusa, especialmente la de la final de 1994. Pero esta edición de la Copa Mundial de la FIFA no fue sólo un éxito para Italia. El joven equipo de Jurgen Klinsmann se subió al tercer podio haciendo un fútbol atacante y de gran cilindrada que además era bonito de ver. Los anfitriones acabaron máximos realizadores con 14 goles, 5 de ellos a cargo de Miroslav Klose, ganador de la Bota de Oro adidas, y 3 de Lukas Podolski, Mejor Jugador Joven de Gillette. La selección de Klinsmann encarnó mejor que ninguna otra el espíritu de Alemania 2006. Mientras el viejo estereotipo de la adusta eficiencia alemana era desmantelado por la vibrante actuación de la Mannshaft dentro de los estadios,...

Corea – Japón 2002

El primero que se jugó en Asia, el primero organizado por dos países y el primero del tercer milenio, Corea-Japón 2002, fue a su vez un Mundial extraño, mediocre y para muchos el peor de toda la historia. El 31 de mayo de 2002, en Seúl, comenzaban las sorpresas. Uno de los máximos candidatos, Francia, perdía 1 a 0 ante una selección debutante: Senegal, que luego llegaría a cuartos de final. Un empate ante Uruguay y una derrota frente a los daneses dejaba a los campeones defesensores del título afuera en la primera fase sin haber convertido un gol. El otro gran candidato, Argentina, correría la misma suerte al no poder superar el denominado “grupo de la muerte”. Tras ganarle 1 a 0 a Nigeria y perder por el mismo resultado con el seleccionado inglés, los albicelestes igualarían a un gol con Suecia, quedando rápida e inesperadamente fuera de competencia. Argentina no supo nunca como doblegar los sistemas defensivos de sus rivales, fue una sombra de lo que se esperaba, tanto a nivel colectivo como individual. Mientras tanto Brasil superaba cómodamente su grupo y Turquía, Senegal, Corea, Japón y EE.UU. se convertían en sorpresas, llegando a octavos de final. A partir de esta etapa se acentuaría un factor importante en el desarrollo de esta Copa: los arbitrajes sospechosos. Brasil y, en mayor medida, Corea serían los más beneficiados. Ante Italia los coreanos empataron agónicamente a 2 minutos del final y ya en el suplementario, el árbrito anuló un gol italiano y, luego expulsó a Totti por simular un penal. Tres minutos antes de llegar a los penales, Ahn le daba el pasaje a cuartos de final a los locales. Italia se quedaba afuera junto con su estrategia defensiva: “el catenacho”. En cuartos los surcoreanos serían claramente aún más favorecidos ante España. Inexplicablemente el árbitro egipcio Gamal Al Ghandour y sus jueces de línea anularían dos goles españoles perfectamente válidos: a los 4 del segundo tiempo le anularon uno a Baraja por presunta falta de Helguera; y a los 2 del alargue, otro a Morientes por entender, sin razón, que la pelota había salido antes del centro de Joaquín. En la suerte de los penales ganaba Corea. De esta forma, los anfitriones alcanzaron la semifinal para enfrentarse con Alemania, una selección que había llegado a esta instancia derrotando con lo justo a Paraguay y EE.UU., priorizando las cuestiones defensivas sobre la inventiva de sus futbolistas. Por lo tanto, el partido fue decididamente malo y aburrido. Al equipo teutón le alcanzó...

Francia 1998

La XVI Copa Mundial de la FIFA™ fue la mayor de la historia: en ella participaron 32 equipos que disputaron 64 encuentros. Los ocho grupos, de cuatro selecciones cada uno, fueron repartidos por toda Francia, entre los diez estadios nuevos o remodelados. El partido inaugural y la final se disputaron en el espléndido Estadio de Francia, de reciente construcción, situado en Saint-Denis, al norte de París. La participación de 32 países suponía treinta puestos de clasificación disponibles, lo que dio más oportunidades a equipos africanos y asiáticos. Los grupos de cuatro equipos también reflejaron la distribución geográfica, ya que todos ellos, excepto uno, contaban con dos selecciones europeas, una americana y otra africana o asiática. Como suele ocurrir en la Copa Mundial de la FIFA™, la primera ronda deparó no pocas sorpresas. Algunos de los favoritos tuvieron que dejar paso a conjuntos por cuya clasificación nadie habría apostado en un principio. España, tras un mal comienzo y a pesar de despedirse con la cabeza bien alta, no consiguió acabar con su mal fario en la Copa Mundial de la FIFA™. Cuando lo tenía todo en contra, tras caer por 3-2 ante Nigeria en su primer partido, el equipo de Javier Clemente logró hacerle seis goles a una desventurada Bulgaria, pero finalmente fue Paraguay, tras su victoria sobre las “águilas verdes”, que lideraban el grupo, quien consiguió clasificarse, dejando fuera a España. Colombia también se quedó en la primera fase, en un grupo encabezado por una selección rumana que dio la sorpresa al imponerse a Inglaterra por 2-1. Escocia y Jamaica tuvieron que inclinarse en sus grupos de clasificación ante Brasil y Argentina, respectivamente, pero sus hinchadas aprovecharon las dos primeras semanas de competición para repartir efusión y alegría por toda Francia. Marruecos también se marchó del torneo con cierta amargura, ya que un penal en el último minuto permitió a Noruega derrotar a la todopoderosa Brasil y arrebatar la segunda plaza del grupo al combinado magrebí. El encuentro más memorable de octavos de final fue el disputado en Saint-Etienne entre Inglaterra y Argentina. La primera mitad pasará a los anales del deporte como 45 minutos de fútbol clásico: un penal para cada equipo en los diez primeros minutos; el golazo de Michael Owen, que adelantó a los “tres leones”; y el golpe franco transformado con precisión milimétrica por Javier Zanetti, que empató el partido al borde del descanso. Tras la reanudación, los goles se vieron reemplazados por momentos dramáticos: David Beckham fue expulsado por dar una patada a Diego...

Estados Unidos 1994

Una magnífica Copa Mundial de la FIFA™, tan sólo empañada por la decepcionante final en la que se impuso Brasil por penales, tras empatar a cero con Italia. Hubo multitud de goles, emoción, drama y sorpresas. Bulgaria, que nunca había ganado un partido de la Copa Mundial de la FIFA™ de los 16 que había disputado, protagonizó la mayor sorpresa del torneo, al eliminar a Alemania camino de las semifinales. El momento dramático se produjo cuando Diego Armando Maradona, el héroe de Argentina en 1986, dio positivo por consumo de drogas y fue expulsado de la competición. También hubo una tragedia, el asesinato del colombiano Andrés Escobar, días después de volver a su país, por marcar un gol en propia meta ante Estados Unidos. La selección anfitriona hizo un buen papel, ya que llegó hasta la segunda ronda, donde cayó eliminada ante Brasil. Brasil fue el mejor equipo del torneo, y un meritorio campeón, aunque el modo en que se produjo su victoria final dejó a muchos algo decepcionados. Brasil pone el broche En un país como Estados Unidos, en el que el baloncesto, el béisbol y el fútbol americano son mucho más populares que el fútbol, la XV Copa Mundial de la FIFA™ no dejó de atraer a grandes multitudes. En la final pudimos ver a Brasil ganar su cuarto título tras una tanda de penales. Para muchos fue una gran sorpresa que el honor de organizar la XV Copa Mundial de la FIFA™ recayera en Estados Unidos, un país en el que el “Soccer” nunca había gozado de tanta popularidad como otros deportes. En Marruecos, el mayor competidor de Estados Unidos para albergar el torneo, la decepción fue enorme. La Copa Mundial de la FIFA™ todavía no había sido organizada por ningún país africano desde su fundación, en 1930, pero la nación magrebí, que tan sólo contaba con dos estadios, carecía de instalaciones suficientes para organizar un acontecimiento de tal envergadura. Con la designación de Estados Unidos, Joao Havelange, presidente de la FIFA, estaba abriendo la puerta a una nueva frontera. 147 países (un nuevo récord) participaron en la fase de clasificación de la Copa Mundial de la FIFA™ de 1994. Entre ellos estaba Sudáfrica, de vuelta tras una larga exclusión. Muchos pesos pesados, no obstante, no llegarían a la fase final: Inglaterra, Dinamarca, campeona de Europa en 1992, Portugal, Polonia y, una vez más, Francia, eliminada por un gol de Bulgaria en el último segundo de su último partido de clasificación. También quedó excluida Yugoslavia, en...

Italia 1990

Una Copa Mundial de la FIFA™ decepcionante, con demasiado fútbol defensivo y muchos partidos que se decidieron desde el punto de castigo. La final entre Alemania Occidental y Argentina fue la menos atractiva de la historia de la competición e, irónicamente, un penal transformado en el último momento por Andreas Brehme para los germanos occidentales decidió el resultado. Argentina se convirtió en la primera selección que no lograba marcar en la final y, también, en la primera que sufría no una, sino dos expulsiones en el último encuentro. Italia, el país organizador, defraudó a lo largo de todo el torneo y fue eliminada en semifinales por Argentina desde la línea de nueve metros. En la otra semifinal, Alemania Occidental venció a Inglaterra, también en los penales. La Copa Mundial de la FIFA™ 1990 fue la cúspide de la carrera de Roger Milla. A la edad de 38 años, se había despedido del fútbol de máximo nivel para jugar en el JS Saint-Pierroise, un modesto equipo de la Isla de Reunión. Sin embargo, volvió de su retiro para dejar una huella memorable en la Copa Mundial de Italia, llevando a Camerún a cuartos de final. Alemania ocupa su lugar en la historia Después de México, en 1986, la XIV Copa Mundial de la FIFA™ volvía a Europa: a Italia, una poderosa nación futbolística en donde no se iba a reparar en gastos para hacer que la competición fuese un éxito rotundo. Se hicieron reformas completas en diez de los doce estadios de la Copa Mundial de la FIFA™, y los otros dos (los de Turín y Bari) fueron construidos desde cero especialmente para el acontecimiento. Italia 90, un campeonato recordado por las gestas de Milla, Schillaci y Goycochea, se convirtió finalmente en propiedad de los alemanes. Al conseguir su tercer título, Alemania pasó a ser, junto con Italia y Brasil, la nación más laureada del torneo. Aunque en la ronda previa participaron menos países que en 1986 (112 en lugar de 121), llegar a la fase final resultó ser igualmente difícil. Entre los equipos que se quedaron en el camino estaban Dinamarca, Portugal e, incluso, Francia, semifinalista de 1986, que había nombrado a Michel Platini seleccionador en sustitución de Henri Michel. Con excepción de Costa Rica, que llegó a octavos de final en su primera participación en el torneo, la primera ronda no deparó grandes sorpresas. No obstante, hubo tres jugadores (Roger Milla, Salvatore Schillaci y el portero argentino Sergio Goycochea) que enfervorizaron a las masas. Milla, que volvió de...

« Entradas previas

Diseño por Bianco Web